Solo el ABC de Sevilla se hace eco de Spiriman. «Vuelve a la carga y reúne en Sevilla a miles de manifestantes contra la corrupción sanitaria.»

«Susana, adiós». Un clamor de voces se han despedido este domingo así de la ya presidenta de la Junta de Andalucía,Susana Díaz, frente al Palacio de San Telmo. Era el final del recorrido de una multitudinaria manifestación que ha recorrido las calles de Sevilla para protestar contra «la corrupción sanitaria, política y judicial».

La marcha estaba convocada por la Asociación Justicia por la Sanidad, presidida por el doctor Jesús Candel, más conocido como Spiriman, e inicialmente iba a celebrarse el pasado día 1 de diciembre, el día de reflexión de las elecciones andaluzas, pero la Junta Electoral de Sevilla le denegó la autorización al considerarlo «un acto público de campaña electoral», decisión que está recurrida.

La manifestación estuvo encabezada por Spiriman, impulsor de las protestas que obligaron a la Junta de Andalucía a derogar fusión sanitaria de Granada, y, según estimaron los organizadores, reunió a 30.000 personas.

El doctor granadino aseguró que el sistema sanitario «está en grave peligro» y de que «los recortes y la falta de inversiones dejan muy tocada a la sanidad pública y va a provocar un quebranto a corto plazo del sistema sanitario público ya que, al tener menos recursos, unido al envejecimiento de la población, el sistema dentro de unos años entrará en quiebra», y «lo peor de todo esto es que se lo lleva a la quiebra de manera intencionada por la falta de liquidez y de inversiones necesarias».

El colectivo desgranó algunos datos. Andalucía «tiene el menor gasto sanitario por habitante de toda España, tan solo 1.169 euros por habitante, un 20% menos que la media nacional», afirmó Candel. Añadió que «el año 2008 y el 2014 se recortaron o se dejaron de invertir en sanidad durante estos seis años 1.570 millones de euros, convirtiéndola en una sanidad ‘low cost’». Además, denuncian que «los recortes en materia de personal se han traducido en la destrucción de 7.265 puestos de trabajo en el Servicio Andaluz de Salud (SAS), especialmente en las provincias de Málaga y Sevilla».

«En Andalucía la fusión hospitalaria que nos vendieron desde la Junta no era más que una forma de ahorrar, pero no era una forma de gestionar la salud de los andaluces. Gracias a las fusiones las listas de espera se dispararon por toda la región, mientras los responsables sanitarios no eran capaces de dar solución alguna, y se repartían jugosas productividades entre ellos», ha manifestado la asociación.

16 Comentarios

  1. Nice post. I learn something new and challenging on websites I stumbleupon on a daily basis.
    It will always be useful to read through articles from other writers and use something from their
    websites.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.