Hacienda no somos todos: El Gobierno aprueba que la final de la Champions y la Eurocopa no tributen al fisco

La FIFA celebrará la final de la Champions de este año en el Wanda Metropolitano. No será el único acontecimiento futbolístico de primer nivel que se perfila en el horizonte de España. La próxima edición de la Eurocopa, la decimosexta, se celebrará en el verano del 2020 a cargo de la UEFA en doce ciudades europeas, entre ellas Bilbao. A diferencia de lo que ocurrirá en otros escenarios, la visita a España le saldrá libre de impuestos tanto al máximo órgano rector del fútbol en Europa (la UEFA) como al mundo (la FIFA). Así lo reveló ayer el diario digital La información y confirmaron luego fuentes fiscales.

El Gobierno ha aprobado una disposición adicional que da carta de naturaleza a los privilegios que exigen los responsables del fútbol para la celebración de sus acontecimientos. No todos los países pasan por el aro, claro. Fue el caso, por ejemplo, de la Champions del 2010: cuando todo el mundo daba por sentado que se celebraría en Wembley, la gran cita tuvo lugar finalmente en el Santiago Bernabeu. ¿La razón? El Gobierno de Londres no se plegó a las exigencias de la UEFA, y el de Madrid sí. ¿Qué exigencias son esas? Básicamente las que establece el Régimen fiscal aplicable a la final de la UEFA y a la Euro 2020, aprobado a la chita callando en el 2018 y que publicó en el BOE el 1 de marzo.

El Ejecutivo se rinde a las exigencias de los rectores del fútbol: partidos y ganancias libres de impuestos

El Ejecutivo, que en su día no detalló nada de esta decisión en las ruedas de prensa posteriores a los consejos de ministros, da así luz verde a la posibilidad de que ni la final de la Champions ni la organización de los partidos de la Eurocopa que tengan lugar en San Mamés se sometan al régimen tributario normal. Ni la UEFA ni la FIFA tendrán que rendir cuentas al erario público español por los beneficios devengados por la organización y explotación de los derechos asociados a la celebración de estos dos acontecimientos deportivos.

La generosidad del Gobierno se verá reflejada especialmente en la recaudación del impuesto de sociedades y en el impuesto sobre la renta de las personas no residentes, que no tendrán nada que ver con la que se aplica al resto de actividades. No es la primera vez que se aplican beneficios fiscales para atraer a España acontecimientos del mundo del deporte (con la excusa de que propician importantes ingresos en sectores como el turismo o la hostelería), pero no hay precedentes de un acuerdo tan ventajoso para las millonarias arcas de la UEFA y de la FIFA.

Las medidas aprobadas, que aceptó inicialmente el Gobierno del PP y que ha acabado ratificando el del PSOE, darán un trato especial a “las rentas de las personas físicas que no sean residentes en España por los servicios que presten a la entidad organizadora o a los equipos participantes”. Sólo habrá una excepción: si alguno de los equipos que llega a la final de la Champions juega en la Liga –y por tanto sus jugadores sí son residentes en España– se les aplicará la misma norma tributaria a que hacen frente durante el año por primas y premios. Otra cosa es que los clubs, como acostumbran a hacer, negocien acuerdos especiales con sus estrellas, muchos de los cuales sólo han trascendido gracias a filtraciones como las del caso Fútbol Leaks. Exactamente lo mismo ocurrirá con los futbolistas de la roja cuando jueguen en San Mamés durante los partidos de la Eurocopa. Esta competición tendrá en el 2020 un carácter itinerante para celebrar el 60 aniversario de la primera edición del torneo.

1 Comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.